domingo, 22 de marzo de 2015

La mansión y el castillo de la bailarina


Un buen recuerdo nos asalta cuando estamos publicando estas fotos, las primeras que fueron tomadas en el primer día de este año 2015. Un lugar mágico y silencioso, ideal para visitar mientras los demás duermen tras los excesos de la noche anterior. Una luz única para lograr un buen reportaje fotográfico, realizado sin ningún tipo de retoque.

La ubicación es de sobra conocida por los exploradores de los abandonos. Se trata de un terreno en el que se podemos encontrar, no solo una mansión completamente olvidada, sino un imponente castillo que formaba parte de los mismos dominios. Un lugar que debería ser cuidado y restaurado, pero que como otros, está completamente olvidado por las administraciones actuales.

Si uno se queda en silencio en el jardín decrepito, aún puede escuchar el rumor de las fiestas que allí se daban. Unas fiestas que ya no se recuerdan entre los habitantes de la población cercana y que venían a situar entre enclave en uno de los más importantes para la sociedad cultural de principios del siglo XX.
Una época irrepetible donde nuestra anfitriona, una bailarina de ballet clásico, triunfaba en los mejores escenarios de toda Europa. Hasta que llegó su olvido y la decadencia, terminando sus ideas recluida y olvidada entre los muros de esta mansión.

Es muy posible que antes de fallecer, estas fueran las imágenes que pasaran por última vez por su retina. Acompañadnos y caminemos en silencioso respeto a través de sus estancias.




El imponente castillo se encuentra completamente olvidado y abandonado.
Desde el mismo se puede descubrir la mansión de la bailarina.


Los jardines no son ni la sombra de lo que fueron.

Los detalles de la forja de las ventanas hacen ver la importancia de la familia que aquí vivía.
Un horno de leña que parece haber sido construido con posterioridad, en un intento de restaurar el edificio.


Las primeras estancias que nos reciben están completamente saqueadas.



Unas escaleras invitan a subir a los pisos superiores.

Todo tipo de tratados sobre historia, medicina y economía se encuentran tirados por los suelos.
El esqueleto de una cama de una de las muchas habitaciones.


¿Sangre o pintura?. Sea lo que sea es realmente inquietante.

Algunos de los dinteles de las puertas aún conservan mucho de sus detalles.
Contraventanas apiladas en las paredes.
Si uno se asoma por la ventana puede escudriñar los muros del castillo.
Una cabeza de cerdo decapitada y abandonada en una de las bañeras. ¿Un posible ritual?. Por el rigor mortis apenas hacía unas horas desde que había sido depositada allí. 




Más escaleras que nos hacen ascender a los pisos superiores y a la torre.


La primera y mágica luz del año recién comenzado.






Restos de lo que podría ser una antigua balaustrada.


Una vieja lata de San Miguel  de los años 70 y una caja de galletas de más de 50 años, dos objetos oxidados,testigos de vidas pasadas.




El clásico bote de leche en polvo que tenían todas de nuestras abuelas.


Regresamos por un camino frondoso, ocultos de los posibles curiosos.








Algunas estancias de lo poco que se puede ver del castillo,


Escaleras de acceso a la iglesia del pueblo, pegada a los muros del castillo.
La mansión de la bailarina nos dice adiós, posiblemente ella nos observe a través de una de las ventanas.



Tras mucho buscar,oculta tras un muro y llena de vegetación se encuentra una discreta tumba donde descansan los restos de nuestra anfitriona.

1 comentario:

  1. Hola! Me gustaría saber dónde está esta casa. Se que los fotógrafos de lugares abandonados no publicáis las localizaciones por protección de vuestro trabajo, pero me haría muy feliz saberlo!! Es para rodar un cortometraje de terror y este sitio es perfecto!

    Te dejo mi correo: olga.cd1994@hotmail.com

    gracias!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tus comentarios.Muy amable.Un saludo.